No puede estar más claro de que lado están y estarán siempre las grandes tecnológicas que tanto nos espían y saben de nosotros, en absolutamente todos los niveles de la sociedad.