Bajo mi punto de vista la acusación roza el ridículo. Pero que sabré yo.