Con esto sumado a la nueva normativa europea, internet se va a convertir en un servicio de paquetes de contenido de pago, de corriente única y completamente censurado.
Si George Orwell levantara la cabeza vería que se quedo corto con su novela 1984.