España es el segundo país del mundo con mayor deuda externa