La consecuencia de no recogerla: “La caca de tu perro termina en mis manos”